Hay amores que nunca se olvidan.

Esos que permanecen en tu corazón

Sin importar el tiempo,

Las decepciones,

La distancia.

 

Teníamos química,

Pero no de cualquier tipo,

No hacía falta tocarnos para saberlo,

Bastaba con mirarnos.

-esa mirada-

En mi vida no podías ser algo más

Que lo que éramos , -¿Qué éramos?

 

Nunca te consideré como el amor de mi vida,

Porque dicen que el amor verdadero

Te transmite paz y te deja abrir las alas.

Tú eras todo lo contrario.

Te incrustaste en mis entrañas,

En mis pensamientos.

Aumentaste mis deseos, y mis sentidos se perturbaron

Y solo quería que abrieras tus brazos,

Para yo meterme en ellos.

 

Tú exploraste cada parte de mi cuerpo,

Y besaste cada uno de mis lunares,

Me hiciste sentir que era tuya,

Me gustaba como juntos

Conquistábamos el tiempo,

Y jugábamos entre las sábanas

A querernos.

 

Y admito que fue mi orgullo,

Quien se hizo presente y

Creo que por eso dejé que te fueras.

-Aunque en mi cabeza siempre imaginé

Ese momento en que te alejabas de mi,

y en un instante volteabas a verme

Otra vez,-

 

Aunque nunca nos faltaron las ganas,

El deseo,

La pasión,

El anhelo,

de unir nuestros cuerpos,

y quizá nuestros corazones.

 

Hoy  te escribo, para decirte que

Estas incluido en la lista,

De esos amores que jamás se olvidan

Con el tiempo.

Que siempre existirán las ganas,

La chispa,

Y que nunca el fuego que había entre nosotros

Se hizo cenizas.

 

.DG

Shares
Share This

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies